Nuestro Partido
  ¿Quiénes Somos?

 

"El  80 aniversario del Partido Socialista de Chile, Estocolmo Suecia". 

En el socialismo confluyen distintas expresiones del pensamiento emancipador y transformador del mundo contemporáneo, insertas todas en la matriz crítica de la sociedad capitalista.  Es así que convergen en su seno el pensamiento marxista enriquecido por todos los avances científicos y el devenir social, con las mejores tradiciones humanistas y con los valores solidarios y libertadores del mensaje cristiano. 

En el escenario político nacional e internacional, el socialismo aspira a ser un instrumento privilegiado de la lucha de los trabajadores manuales e intelectuales, de todos los que sufren algún tipo de opresión y del pueblo en su conjunto, por abrir paso a una sociedad basada en la solidaridad, en la justicia social, en la más profunda democratización de todas las esferas de la vida y orientada, en definitiva, a la más plena y libre realización del ser humano, es decir, a la construcción de una sociedad socialista en el continente y el mundo.

Después del Golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, el PS se vio en la necesidad de organizar parte de su funcionamiento en el exterior del país. En la actualidad el PS cuenta con militantes organizados en varios países. Los Estatutos del PS regulan la actividad del partido fuera de Chile.

El capitalismo hoy en su fase neoliberal está abriendo una brecha social desconocida hasta ahora. La acumulación de riqueza en el 1% produce una nueva categoría social, los trabajadores pobres, que junto a las personas que padecen hambre, las capas medias destrozadas, el desmantelamiento de los derechos sociales…, todo ello produce un genocidio social.

"Es increíble la cantidad de riqueza en manos del 0,1% o incluso del 0,001%, que es muy superior de la población mundial”. Hay estudios, publicaciones, libros e informes…., que analizan las intervenciones que el imperialismo ha hecho con guerras abiertas o camufladas y concluye que el sistema capitalista ha ocasionado en el mundo la muerte como mínimo de 260.704.032 personas solo en el siglo XX.

“¿Qué sería de este mundo sin militantes?,
¿Cómo sería la condición humana si no hubiera militantes?
No porque los militantes sean perfectos, porque tengan siempre la razón, porque sean superhombres y no se equivoquen… 
No, no es eso.
Es que los militantes no vienen a buscar la suya, vienen a dejar el alma por un puñado de sueños. Porque, al fin y al cabo, el progreso de la condición humana requiere, inapelablemente, que exista gente que se sienta en el fondo feliz en gastar su vida al servicio del progreso humano.
Porque ser militante no es cargar con una cruz de sacrificio, es vivir la gloria interior de luchar por la libertad en el sentido trascendente.”
 
Pepe Mújica, Presidente de la República del Uruguay

El grado del deterioro del medio ambiente y del hábitat pone en serio riesgo, avalado científicamente, el propio futuro de la Humanidad. El capital financiero, productivo, inversor, de investigación, de ocio, cultura…, en todas esas ramas el capital tiene un solo objetivo que es la explotación , la acumulación de riqueza y una asignación y un acceso a los bienes y servicios que fractura la sociedad provocando bolsas de marginación y pobreza en suma de infelicidad, enfermedad, escasez de medios, etc.

Estamos por tanto ante un capitalismo que despojado de su careta muestra su verdadero rostro que no es otro que la explotación y la guerra.

El capitalismo generador de guerras:

-La violencia estructural del capitalismo real, el capitalismo es generador de violencia estructural, violencia económica dirigida contra las personas pobres y las instituciones pobres, el capitalismo no es neutro , ni solidario, el capitalismo es generador de hambre, desigualdad, injusticia, reparto injusto de los recursos, irrespetuoso con la naturaleza, generador de modelos culturales basados en el egoísmo. El capitalismo es el más grande generador de guerras de todos los tiempos. He aquí algunos pilares del sistema y su funcionamiento:

a) Sostiene que existe el libre mercado. Falso, todos los mercados tienen reglas. El capitalismo no es la única verdad, ni la religión verdadera, si no una de las múltiples formas que la humanidad se ha dado para relacionarse económicamente. A estas alturas es un hecho que el capitalismo no ha resultado ser el modelo más beneficioso, más solidario y más creativo.

b) El capitalismo sostiene que los accionistas defienden los intereses de las compañías, pero lo que verdaderamente defienden son sus propios intereses, sus beneficios.

c) Los mercados financieros son meramente especulativos. El crecimiento del poder financiero sobre el capital productivo es una característica del capitalismo de hoy. Los mercados financieros demandan en una sociedad nueva una regulación que cierre las puertas a las políticas especulativas y garanticen el interés de lo común.

d) El capitalismo defiende que lo público no funciona, su estrategia la de hacer que los ricos acumulen más riqueza y poder, al ser más ricos crear empleo, esta máxima no se cumple, los ricos son cada vez más ricos y aumenta los números de pobres y de las grandes bolsas de exclusión social.

En 2014 la cantidad de ultra ricos se incrementó en todo el mundo en un 6%, y su riqueza creció un 7%: Estados Unidos es el país con mayor número de ultra ricos (74.865), seguido de Europa (61.820) y Asia (46.635), detalla el reporte. Sin embargo, es en el continente africano donde su número ha aumentado en 2014, en 8,3%, situándose en torno a los 3.000 de ellos).

La alternativa es invertir en políticas sociales. Todas las alternativas que presenten como reformas integrables por el sistema apuntalan el capitalismo y lo hacen más fuerte, por ello es imprescindible su derrota para construir sobre bases nuevas unas relaciones basadas en los derechos sociales, en la democracia absoluta y la primacía de lo común.

Las fuerzas productivas generadas por el capitalismo post industrial de sello neoliberal crearon condiciones para el proceso de globalización de la economía e internacionalización del capital junto con una gran concentración económica, un sistema financiero especulativo. Además, han estimulado un aumento de la cesantía, de la inseguridad laboral, bajas remuneraciones, un incremento de la recesión económica, de la desintegración social y un importante deterioro del medio ambiente.

Hoy surgen con fuerza miles de activistas que repudian los efectos de la globalización. La globalización es inevitable, por lo que debe ser asumida como un reto para los sectores progresistas del mundo buscando otorgarle una gobernabilidad que la humanice.

- Donde una importante proporción de la riqueza producida, se concentra en una pequeña elite económica, con niveles de desigualdad inaceptables. 

- Con amplias capas de la población vulnerabilizadas, ante tanto endeudamiento, desempleo y precariedad del trabajo. 

- Donde no se logra transformar el potencial de crecimiento económico en una estrategia de desarrollo social equitativo y participativo, territorialmente autónomo y descentralizado. 

- Donde la democracia que se ha consolidado, está gravemente cuestionada en su representatividad política, con una excesiva influencia de una minoritaria elite económica en las políticas públicas, que ha impuesto sus ideas como las ideas dominantes en nuestra sociedad. 

- Donde se ha consolidado la privatización de la salud, la educación y las pensiones.  

- Donde el manifiesto déficit institucional, evidencia la falta de capacidad regulatoria efectiva en la banca, las AFP, las Isapres, las farmacias y demases sectores de alta concentración económica. 

- Donde la desprotección ha dejado a los consumidores a merced de la implacable búsqueda del lucro de las casas comerciales, banco, proveedores de servicio de salud y educativos, sin límites éticos para maximizar sus ganancias. 

- Donde la privatización y amplia dependencia del cobre, y otros productos básicos, es una debilidad estructural de nuestra economía. 

- Donde es inaceptable una Constitución que otorga absoluta prioridad a la propiedad privada y los mercados, por sobre la propiedad estatal y los derechos fundamentales de la población.

En este marco el Partido Socialista de Chile, tiene como objetivo el transformar el sistema capitalista en un sistema socialista y democrático, fundamentado en los principios de justicia, igualdad, solidaridad y respeto por la naturaleza y organizado conforme un Estado social, libre y democrático de derecho.

 

  19 de abril 1973, el 40 Aniversario
  Estadio Nacional Santiago de Chile